dimarts, 7 de febrer de 2012

Un separador d'ambients


Hoy quiero mostraros un quilt un poco estraño que realicé el año pasado.

Veréis, cuando supimos que íbamos a tener un bebé hicimos algunos cambios en casa. Y, ya puestos, aprovechamos para pintar el comedor / sala de estar. Como se trata de un espacio bastante grande quisimos pintarlo de dos colores para crear dos ambientes o zonas diferenciados. La idea era muy buena, pero resulta que para conseguir esta partición, una de las paredes quedaba pintada de ambos colores; con lo que se presentó el problema de cómo unir los dos ambientes evitando dejar una línea recta (que a mí me horrorizaba).

Pues, pensando un poco, se me ocurrió que tal vez con un quilt muuuuy estrecho y largo y combinando con cuidado los colores podría quedar muy bien. Y, voilà, el resultado convenció a más de uno:




Para realizarlo, seleccioné batiks de colores anaranjados y violetas para combinar con los colores con los que habíamos pintado la pared. Y añadí también algunos batiks en verde lima para contrastar y dar vida a la cenefa.

Todos los bloques que lo forman son irregulares y de cosecha propia, y recogen diferentes técnicas de costura como la aplicación, el paper piecing, la costura curva, etc. Aquí podéis ver el detalle de algunos bloques:


El quilt mide, de ancho, unos 15cm y de largo toda la altura de la pared, con lo que finalmente conseguí integrar ambos ambientes de forma suave, alegre y original.